Ir al inicio

Ir al inicio

Castellano    Català    Euskera    Galego    Valenciá
Historia de la Loteria Formas de Coleccionar Artículos Prensa Calendario de Ferias Ir de compras Catálogos de Lotería Libros y Manuales Pon tu anuncio Otros coleccionismos Comenta tus experiencias Danos tu opinión Webs amigas Webs amigas
LA COLECCIÓN

   La Real Academia Española de la Lengua define el sustantivo “colección” como el conjunto ordenado de cosas, por lo común de una misma clase y reunidas por su especial interés o valor. Y si nos ceñimos a la afirmación que la propia Organización de Loterías y Apuestas del Estado hace del décimo de lotería definiéndolo como un bello y excelente vehículo cultural, podríamos definir el vocablo “coleccionismo de lotería” como una culta y bonita afición que consiste en agrupar y clasificar décimos o billetes de lotería en una determinada categoría, o lo que es lo mismo, lo que venimos en denominar Loterofilia.

   El coleccionismo de Lotería Nacional, al ser tan variado ha creado un mercado propio, en el que se compran, venden e intercambian décimos, postales o calendarios difíciles de encontrar. Y en cuanto ha precios se refiere, podríamos afirmar que no se trata de una afición cara, aunque a largo plazo puede convertirse en una autentica inversión, sobretodo si la colección abarca sorteos del siglo XIX y comienzos del XX en los que los precios se encarecen notablemente y van en función de la existencia de determinados décimos y del estado de conservación de estos.
   Aunque este tipo de coleccionismo, a diferencia de otros, queda perfectamente definido por el número de sorteos realizados desde sus comienzos, es decir, se puede completar una colección reuniendo un décimo o billete de cada uno de los sorteos celebrados desde un determinado año, también es cierto que la manera de coleccionarlo es múltiple y depende de los gustos de cada persona.

    Algunos coleccionistas se centran en una tarea mas amplia, como reunir los sorteos de todas y cada una de las administraciones españolas, o mas especifica, como tratar de recopilar todos los capicúas, mientras que otros buscan una mayor amplitud tratando de lograr todas las numeraciones correlativamente desde el 00000 al 99999, o conseguir todos los sorteos celebrados entre 1967 y 1980 con todos los colores de sus respectivas series.
    Al comienzo de la colección, sea del tipo que sea (de sorteos, numérica, etc.), la tarea se presenta sencilla, todos los décimos son validos, incluso nos alegra el tener algún “repetido” para poder intercambiarlo, pero conforme avanzas con la colección vas observando la complicación que supone el completarla. En ese momento no hay que desanimarse, al contrario; contacta con otros coleccionistas, únete a nuestra Asociación desde la que te ayudaremos desinteresadamente, busca en Internet o visita Ferias y Mercados con “puestos” de Coleccionismo, en los que a buen seguro podrás encontrar alguien que te asesore y quizás pueda facilitarte esos ansiados décimos que tanto placer produce cuando los eliminas de tu lista de faltas.
   Estos aspectos, tan olvidados por algunos al llevar años y años coleccionando décimos, nos hacen olvidar que en un momento determinado fuimos principiantes y por tanto, la mayoría de las veces ignorantes en la materia, pero has de tener en cuenta que con el paso del tiempo, estos coleccionistas se han convertido en auténticos expertos de la lotería de colección, pudiendo en algunos casos contar con un amplio repertorio de décimos dignos de ser expuestos en cualquier acto Cultural o Social.
   Por otra parte, resultaría imposible describir aquí todos y cada uno de los motivos por los que un coleccionista de lotería comenzó la colección en su día, unos quizá contagiados por su padre, a quien le gustaba acumular los décimos no premiados en pequeñas cajas de cartón, otros motivados por tratar de completar esa colección legada de sus antepasados, y otros movidos por el simple placer de coleccionar, pero lo cierto es que en todos y cada uno de los que nos dedicamos a esta “loca afición” existen varios puntos en común, es decir, quien no ha sentido ese irresistible deseo de ampliar la colección a años anteriores, o adquirir otros artículos relacionados con la lotería como son las postales, calendarios, carteles o programas de sorteos que en su día fueron emitidos por la Organización Nacional de Loterías, o que una vez completada la “numérica” se comience otra con la excusa de dejársela a algún hijo o nieto. Pues bien, estas pretensiones no son otra cosa que el afán de superación que nos mueve por este tipo de coleccionismo, incluso podríamos decir que hasta pasión, a pesar de ser una de las actividades mas relajantes y gratificantes que existen, sin omitir la satisfacción que produce el intercambio de “repetidos”, no solo por el ahorro que esto supone, sino por el placer de conocer a otras personas que comparten tu misma afición y con las que quizás nunca te hubieses relacionado a no ser por el empeño de completar tu colección.
   En definitiva, podemos afirmar que nuestro décimo de lotería no solo provoca grandes ilusiones a quienes lo compran, sino que también produce una enorme satisfacción a quienes lo coleccionamos, y con la esperanza puesta en que nuestro décimo de lotería no desaparezca de las Administraciones y pueda ser declarado en breve Patrimonio Cultural, te emplazamos a que continúes con esta maravillosa afición.

Teodoro-Daniel Alonso Simón. Un coleccionista.

arriba

Estatutos | Información | Contactar | Asociarse | Publicar anuncio | Condiciones de venta
Todos los contenidos e imágenes de este site son propiedad de sus respectivos autores. Para cualquier solicitud de material o contenidos escribe a: info@aeclot.es